Blog

What If? – ¿Y Si?

Two years ago I stood at my desk in the hot and humid upstairs of our first building. Wedged in around boxes of bras, I stood in front of the fan by the window staring directly across the street at a large building. A “For Sale” sign had just been hung up.

What if we could somehow get that space? 

A year later and we were there. We were in the building, renting it, stretching each month but it was happening. There was room to breathe, to work, to receive clients, to host a small church on the weekends. Then there was the chance to buy it, to make a plan to pay it off, to make it ours.

But what if there was more? 

Jump ahead six months and my head was bent over our conference table with our other staff members…dreaming, planning, asking all the questions about serving our community in deeper ways and finding out what our clients really need. A nine-month process of planning, strategizing, hiring new staff, and meeting with clients began. Not a coincidence that a pregnancy also takes as long.

What if we could birth something new? 

Fast forward to last Thursday, the official birthday of the Lighthouse Resource Center. Like any birthday there was a lot of stress, sweat, and nervous butterflies leading up to the big event. But then there was joy and there was celebration. In January, we opened the doors of the Lighthouse Resource Center for our existing clients to help them adapt. The day of our official launch, we opened the doors for our entire city.

What if healing can come? 

What if we can change our neighborhood?

What if people can realize their dreams? 

What if they can make a new future? 

What if God will let us be a part of that? 

We are a part, our clients are a part, our donors are a part, and if you are reading this we invite you to find your own part too.

What if our city will never be the same again? 

That’s what we are counting on.

inaug 1inag. 2

inaug 3

inaug 4

inagu 4

inaguration

inaguration 3      inagu 5

inaguration 4

inagu 6

inaguation 6

inaguration 7

inaguration 8

inaguration 2

inaguration 10


Hace dos años, me encontraba en mi escritorio, en el cálido y húmedo piso de nuestro primer edificio. Agachada alrededor de cajas de sujetadores, me paré frente al ventilador junto a la ventana mirando directamente a través de la calle un edificio grande. Una señal de “Se vende” acababa de ser colgada.

¿Y si de alguna manera pudiéramos conseguir ese edificio?

Un año después ya estábamos allí. Estábamos en el edificio, lo alquilamos, esforzándonos cada mes, pero estaba sucediendo. Había espacio para respirar, para trabajar, para recibir clientes, para albergar una pequeña iglesia los fines de semana. Luego, se presentó la oportunidad de comprarlo, hacer un plan para pagarlo, hacerlo nuestro.

Pero ¿y si hubiera más?

Pasaron seis meses y mi cabeza se inclinó sobre nuestra mesa de conferencias con los otros miembros de nuestro personal … soñando, planificando, haciendo todas las preguntas sobre cómo servir a nuestra comunidad de manera más profunda y descubrir qué es lo que necesitan realmente nuestros clientes. Se inició un proceso de nueve meses de planificación, creación de estrategias, contratación de nuevo personal y reuniones con los clientes. No es una coincidencia que un embarazo también lleve tanto tiempo.

¿Y si pudiéramos dar a luz algo nuevo?

Avanzo rápidamente al último jueves, al cumpleaños oficial del Centro de Recursos El Faro. Como en cualquier cumpleaños, hubo mucho estrés, sudor y mariposas nerviosas que condujeron al gran evento. Pero entonces hubo alegría y hubo celebración. En enero, abrimos las puertas del Centro de recursos El Faro para que nuestros clientes existentes puedan adaptarse. El día de nuestro lanzamiento oficial, abrimos las puertas a toda nuestra ciudad.

¿Y si?

¿Y si pudiéramos cambiar nuestro barrio?

¿Y si las personas pudieran realizar sus sueños?

¿Y si pudieran hacer un nuevo futuro?

¿Y si Dios nos dejara ser parte de eso?

Somos parte, nuestros clientes son parte, nuestros donantes son parte, y si estás leyendo esto, te invitamos a encontrar tu propia parte también.

¿Y si nuestra ciudad nunca volviera a ser la misma?

Eso es a lo que estamos dispuestos.

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website